Friday, November 11, 2005

Subiendo tejados por las madrugadas aplaudiendo sobre cada antena,
maravillosamente conmovido por cada burbuja ascendente de rabia humana
una especie de descargas obnubiladas de recuerdos truncos.
Habiamos nacido juntos practicamente y ahora me sentía vacio de colores.
Andaba por los callejones vacios entre tachos de basuras
siguiendo el ritmo de las gotas de lluvia sobre las cajas humedas
tip tip tip tipitip
Ya nada es lo mismo cuando el cielo empieza a burlarse de uno
Deberias tener envidia de los que vagan por las noches
perdidos entre tipitips y trompetas de orbita
Deberías unirte a ellos
los que comienzan a sonreir antes del chiste.
Los que ignoran que el frio daña los huesos
de vino resacas y siestas que calan profundamente cavando yagas impenetables por escalpelos de una medicina impotente de intentos de penetrar en nuestros pequeños mundos de miseria y nauseas hacia lo convencional.

Si pudiera continuar escribiendo sabrías que perdí la voz
Bueno la cuestión es que guardé aquella luna en mi maletín
Y me fui amagué con perderme pero siempre estuve en el camino porque reconozco una por una sus flores y los muertos enterrados bajo ellas.
Me fui con un resonar de trompetines y platillos zigzagueando y pateando bolas de tierra
Me detuve a mirar un lago con unos pescaditos muertos que colgaban de piolines enganchados en cada estrella y simulé un arcoiris con lagrimas contenidas.


Tenemos un futuro que no sabe de masacres
Desconocen que Colón mató más personas que Bush
Que Magallanes se llevó con él mas almas que Bin Laden.
Desconocen que el cielo se tiñe de rojo una vez al año
En honor de aquellos desaparecidos
Ignoran que los niños que se nos están muriendo de hambre en las esquinas
Son los desaparecidos que lloraremos en este siglo 21.
Que los piquetines con sus palos no me respetan ,
que los gobernantes cenan pecesitos de colores mientras mis hijos desaparecen en el medio de la cena ,
que el Papa es la hortaliza de la maldad y que tiene una lancha estacionada en el jardín del Vaticano y le ruega a Dios que organice un nuevo diluvio para volver a comenzar.


¿y vos que haces para cambiarlo? Dicen
Yo nada , estoy resignado.
Vomito en inodoros de oro , las cervezas de 6 pesos que me tomé ayer ,
Pretendo que nadie me debe nada y les arranco el cuero a latigazos cuando duermen.
Ando sigilosamente y meto los dedos en cada bolsillo descosido.
Cuando era chico estaba loco , tuve un par de problemas con las autoridades,
Decían que yo era muy canoso para tener 10 años.
Entonces me propuse crecer y darles una lección
Hasta que llego el dia en que tuve dos diamantes manon en mi mano y los apretuje hasta sacarles el higado por la boca
Sus picos crujieron.
Y nunca supe porque esa fue la primera vez que sonrei.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home