Monday, March 29, 2004








UN COCODRILO ESPANTOSO

CENICIENTA SE CLAVÓ UN TENEDOR EN EL OJO.
A LA BELLA DURMIENTE LA DESPERTARON DE UN MAZAZO EN EL CRANEO
APENAS SI PUDO EXPIRAR.
YO MIRÉ POR UN AGUJERO DE MI PARED Y LA VI SUSPIRAR FELIZ.
ME LLENÉ LA CARA DE PASTA DENTAL Y SALÍ A LA CALLE.
NECESITO ALGUNA SEÑAL QUE ME DE LA PAUTA QUE NO VALE LA PENA DEJARSE MORIR.
FUE UNA TARDE DE PRIMAVERA
COMO CUALQUIER OTRA DE LAS TARDES QUE VIVÍ EN MIS 45 AÑOS , SENTADO FUMÁNDOME UN PITILLO EN UN BANCO DEL PARQUE
LA VÍ PASAR PASEANDO SU ROSTRO DE COCODRILO ESPANTOSO.
UN ASCO DE COCODRILO DE ESOS QUE DE SOLO VERLOS TE DAN GANAS DE VOMITAR CON LA BOCA CERRADA ,
SENTIR EL DULCE VOMITO BAILAR ENTRE TUS MUELAS.
ELLA NO HABLABA EL FRANCÉS Y NO ME QUEDÓ OTRA QUE HABLAR CON ELLA EN ESPAÑOL.
ME COJIÓ DEL BRAZO Y ME LANZÓ POR LA VENTANA
CAÍ CLAVADO EN UNA LANZA MILITAR
QUEDÉ DOBLADO
UNA CURVATURA SENSACIONAL
¡¡MAGNIFICA ANGULATURA!!
¡¡EL GENTÍO ASOMBRADO MARCABA EL RITMO!!
MI CUERPO BAILABA UNA DANZA ESPASMÓDICA ANTE ELLOS
EL SEMEN CHORREABA HACIA ARRIBA COMO UNA FUENTE DE JUVENTUD
UNA NIÑA SONREIA Y ESO LE VALIÓ UN GOLPE DE SU PUTA MADRE.
EL LAGARTO QUE NO HABLABA EL FRANCÉS BAJÓ Y ME ROCIÓ LA CARA CON AGUA BENDITA
TODOS SE ARRODILLARON ANTE MI CUERPO Y COMENZARON A ARAÑAR LA TIERRA SECA
CON EL RABO DEL OJO VÍ COMO COMENZABAN A EXCITARSE
SE FROTABAN LOS UNOS CON LOS OTROS
LA MADRE YA NO CASTIGABA A NIÑA
LE BAJABA SU JARDINERO Y LA VENDÍA AL MEJOR POSTOR.
ESTAS EN LA CIUDAD EQUIVOCADA ME DIJO EL CURA.
SERÍA MEJOR QUE VUELVAS A TU MUNDO PORQUE NO TE NECESITAMOS.
¿AUN NO? AUN NO.
¿Y QUE VOY A HACER CON TODO LO QUE ME ESPERA ALLA ABAJO?
PASÓ UN AVIÓN Y TOSÍ CON MOCO.
MI ESCUPIDA FUE A DAR EN UN BALDE.
GRAN PUNTERÍA PARA SER 150 MILLONES DE KILÓMETROS.
PUES HACE MUCHO CALOR AQUÍ NO LO ENCUENTRO AGRADABLE.
NUNCA COMPRES LO QUE TE VENDEN Y YA DEJA DE GOTEAR ME PARECE UN TANTITO IRRESPETUOSO.
QUE ASÍ SEA.
DESPERTÉ Y ME SAQUÉ LA LANZA SILBANDO BAJITO.
DEMASIADO JOVEN PARA MATAR PERO NO TENGO NI VOZ NI VOTO EN SU PARAÍSO.
BAJÉ AL MUNDO JUNTO A LA NIÑA Y LA PUTA MADRE.
SONREÍ A LA NIÑA , POBRE DIABLA
TOMÉ CONCIENCIA DE QUE YA NO ERA NIÑA
Y ME ALEJÉ DE AQUEL INFIERNO CON LAS MANOS EN LOS BOLSILLOS.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home