Monday, March 29, 2004

HAMSTERS EN UNA PECERA:

Cuando era niñito nunca pude
encerrar mis hamsters en una pecera vacía....
Tenía miedo de que se me volaran.
Al tiempito nomás fui en ascenso
Aprobé el uso del ábaco ,
me acabé un culito de cerveza,
y enseguida quise una guitarra
Y me olvidé de las ratitas aquellas.
Me compré una armonica que soplaba espantosamente
y me creí músico.
Me puse unos pantalones que me destrozaban los testículos
y me creí un extranjero europeo
mitad hombre mitad gallo ciego.
Dije palabras que no existían
mezclé “erizo” con “cubilete” y “faruleño”
y me enorgullecí de que no me comprendieran.
Me leí un cuento corto de Borges,
dejé de mirar a la gente a los ojos
garabatié un plagio a un trovador
-no sin antes procurar que nadie en mi cuadra lo conociera-
Y me creí artista nomás.
Al día siguiente salí a la calle
y un ciruja me rompió la jeta
cuando le hablé de las diferencias entre la cualidad y la cuantía ,
cuando me jacté de haber comprendido las letras de Spinetta.
Me tuve que meter los anteojos hasta el fondo del culo
mientras él y sus amigos me salpicaban con resero.
Mejor estaba antes , pensé.
Antes no tenía tantos instrumentos ,
No era tan culto.
Para mí la soberbia era una empresa de sodas,
con flotas y flotas de camiones.
Antes no me expresaba con tanta correción.
No era el condiscípulo de los amanerados.
No necesitaba embelezar las palabras ,
para que me palmearan la espalda.
No diferenciaba a Kurosawa de un Hitachi.
Cuando era niñito nunca pude
encerrar mis hamsters en una pecera vacía....
Tenía miedo de que se me volaran.
Hoy tiemblo por las noches
cada vez que los siento estrellarse contra mi ventana.....

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home